C.U

La diversidad de colores que sugiere la figura arquitectónica de la Biblioteca Central provocó retomarlos y fundirlos para dar como resultado una forma de representar el desarrollo humano sin dejar de lado la felicidad. En tanto el rojizo del cobre y el negro de las obsidianas enaltece el orgullo y energía de los colores institucionales.